Quesa

Quesa

Quesa, es un municipio situado en la comarca de La Canal de Navarrés e inmerso en el valle del Macizo del Caroig, a aproximadamente unos 220 metros de elevación sobre el nivel del mar. Cuenta con una extensión de 7.316 (ha). Se encuentra a unos 80 km de Valencia . En este témino municipal fueron descubiertas en 1972 unas importantes pinturas rupestres en un abrigo situado en la parte occidental del río Grande, abrigo nominado 'de Voro' . Corresponde al denominado arte levantino y es una manifestación de las creencias de los últimos cazadores-recolectores de hace 10 000 años. Son de suma importancia pues han sido declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco desde 1998

HISTORIA

Fueron los árabes, los fundadores del asentamiento de Quesa tal y como actualmente la conocemos y los que le dieron el nombre de “Queixen” (que significa “Azotada por vientos de poniente”) debido a su ubicación. Tras la conquista, en 1248, pasó al dominio del Rei en Jaume, denominándose Quesa.

Su primera dueña fue Doña María Boy y de Calatayud. No se encuentran reseñas históricas anteriores en el reparto que el Rei En Jaume I  hace de tierras, castillos y villas en el momento de la conquista de Xátiva, posiblemente debido a que todavía no se había conseguido la paz en la zona y posteriormente, con la derrota de El-Asrrach, hubieron disputas por la posesión del término entre las coronas de Castilla y Aragón. Estas disputas terminan con la cesión de las zonas de Enguera y Ayora por parte del Reino de Castilla al de Aragón en 1280. Esta cesión se produce  con la zona ya poblada por castellanos, por lo que el castellano es el idioma natal de la comarca. 

La influencia árabe en Quesa es mucha, pues, aún después de su anexión a los reinos cristianos, Quesa fue uno de los últimos reductos de población árabe.

La expulsión de los moriscos dejó casi yermos los campos y deshabitados en su práctica totalidad la mayoría de los pueblos de la Canal de Navarrés. Tanto Quesa como sus vecinos pidieron repoblación, punto que se otorga en el caso de Quesa el 26 de Octubre de 1635.

En 1690, Quesa sufre uno de los mayores cataclismos de su historia, la epidemia que asoló la zona dejo a Quesa con solamente una familia, momento  a partir del cual comenzó una nueva repoblación desde pueblos vecinos (repoblación que hoy en día todavía se conmemora durante la fiesta de “La Reserva”).

En 1748, Quesa sufre un terremoto que destruye 56 casas, desde entonces, y a partir de su reconstrucción, Quesa ha mantenido el espíritu de pueblo mediterráneo de orígenes árabes, siendo un gran ejemplo de pueblo valenciano de interior.

RECURSOS PATRIMONIALES

Construida por los Moriscos conversos tras la conquista del Rey Jaime I fue posteriormente reconstruida en el S. XVII y dedicada a San Antonio Abad. Se trata de una planta de cruz de aprox. 30 m en su brazo más largo.

Su campanario, de más de 20 m de altura, domina el pueblo con su techado de cuatro vertientes. En 1939 se realizó la última reconstrucción importante del templo debido a los desperfectos sufridos durante la guerra civil y en su interior podemos apreciar imágenes que datan de entre 1939 y 1942 y un altar lateral conservado del siglo XVIII. 

Su fachada principal fue restaurada en un proceso que se inició a partir de 1990, tratando de mantener el espíritu  mediterráneo de nuestra cultura. En la plaza de la iglesia, se celebra en enero, la quema de la hoguera de San Antón, como ofrenda a su patrón, San Antonio Abad.

La asociación de campaneros de Quesa mantiene viva la tradición del repiqueteo y revolteo de las campanas.

La Ermita de la Santa Cruz se encuentra en la cima del Monte Calvario, en la parte más elevada de la población de Quesa. Sólo puede accederse a ella recorriendo a pie el largo Vía Crucis, muy bien cuidado, jalonado por las correspondientes capillitas de ladrillo rojo y moderna factura. En sus alrededores existe un área de descanso desde la que se disfrutan unas excelentes vistas.

Esta pequeña capilla fue construida a finales del siglo XIX, en conmemoración de la visita realizada por misioneros franciscanos del monasterio de Santo Espíritu de Gilet. El templo y su entorno han sufrido desde entonces diversas modificaciones, algunas en fechas recientes.

La ermita es un sencillo y pequeño casalicio cuadrado de ladrillo, cubierto por cúpula de tejas campaniforme rematada con cruz de forja. En cada uno de sus paramentos se abren sendas puertas de reja metálica que permiten ver en su interior una gran cruz en el centro del recinto.

Ubicado al este de la ermita de la Cruz, el castillo de Quesa se asienta sobre un enclave rocoso, lugar estratégico desde donde se controlaba el tránsito hacia las tierras del interior remontando el cauce del Escalona. Su construcción es de origen musulmán. Los lienzos de muralla que todavía se observan adivinan lo que en su día fue el torreón y la torre , así como el aljibe que preside el patio interior, esculpido en la roca, y que abastecía de agua a los que buscaron refugio en la fortaleza.

 A lo largo de los siglos, el castillo de Quesa fue cambiando de manos en función de quién dominaba la villa. En mayo de 1.356, ya en época cristiana, Pedro de Jérica acordaba la venta de los castillos de Navarrés y Quesa por 160.000 sueldos en moneda de reales valencianos a María de Cardona, esposa de Alfonso Roger de Lauria. Llegados al siglo XVII, bajo la titularidad esta vez de Luís Castellá de Vilanova, los moriscos ,rebeldes a cumplir las órdenes de expulsión de Felipe III, presentaron batalla en las montañas del interior de La Canal, cometiendo el error de no defender la plaza fortificada de Quesa. Cuatro mil hombres procedentes de los tercios del reino y de Lombardía llegaron a las puertas del municipio el 14 de noviembre de 1.609, en la villa tan sólo encontraron cuatro familias de cristianos viejos, y, aunque no hay constancia de ello, es muy posible que las tropas de don Juan Pacheco arrasaran el castillo para evitar futuras complicaciones. Estudios arqueológicos documentaron restos de carbón en las estratigrafías más bajas, lo que demuestra que el fuerte sufrió un incendio devastador en el pasado. El 23 de marzo de 1.748, el terremoto que asoló la zona debió de asestar el último golpe a la fortaleza, despojándola definitivamente de vida.

 Paseando hoy a los pies de sus murallas, el visitante puede reconocer entre piedras y arbustos, los restos de los que un día poblaron el fortín. Las cerámicas nos trasladan a épocas pretéritas, muestran el modo de vida de los que nos antecedieron en este término y, a su vez, el lugar pone ante los ojos del visitante el privilegio de unas vistas que sin duda no han desmerecido con el devenir de los siglos.

En las estribaciones del embalse de Escalona se pueden encontrar restos de una cantera de material de pórfido. Junto a la cantera, y al otro lado del río, podemos ver los restos de la conducción de agua hasta la antigua generadora de electricidad, este acueducto, aún conserva en la zona, un puente y diversas arcadas que le confieren un atractivo inusual.

La cantera, junto con las estribaciones del embalse de Escalona, suponen una zona recreativa y de pesca única.

En la cuenca del Río Escalona es donde se concentra la mayoría de los conjuntos de arte rupestre del Macizo del Caroig, el Río Grande es el tercer afluente del Escalona, en el se encuentra el Abrigo del Voro  de unos 20 m de longitud con una altura entre 1.50 y 2 m e idéntica profundidad.

En este término municipal fueron descubiertas en 1972 unas importantes pinturas rupestres . En el que se conservan medio centenar de pinturas levantinas, de excelente ejecución y aceptable estado de conservación, manifestación de las creencias de los últimos cazadores-recolectores de hace 10 000 años. Arqueros en distintas posiciones, mujeres, cabras y ciervos se distribuyen en la pared y en el techo, en ocasiones asociándose entre sí para formar escenas. La de mayor interés corresponde a cuatro arqueros, representados con todo detalle, flechas y otras armas, diferentes tipos de tocados……Por su alineamiento y actitud de marcha hacia la derecha, a modo de desfile, ha sido interpretada como una danza ritual.

Son de una importancia suma pues han sido declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco desde 1998.

RECURSOS NATURALES

Es el paraje estrella del municipio, pozas naturales de agua, rodeadas de montañas, donde los visitantes encuentran un lugar para desconectar, realizar actividades en la naturaleza y compartir experiencias. Se encuentra a unos 8 km del municipio.

Dispone de:

-Zona habilitada para minusválidos.

-Zona de Picnic.

-Zona de juegos para niños.

Quesa forma parte de la Red Natura 2000, una red europea destinada a garantizar la conservación de la biodiversidad. Nuestro municipio ha sido declarado por ésta, Zona Zepa (zona de especial protección para las aves) y Zona Lic (Lugar de Importancia Comunitaria, lugares que albergan tipos de hábitat naturales o especies de especial valor).

Para evitar kilómetros de asfalto, el inicio se situa en un prado dentro del recorrido del PR-CV 204. Para llegar en coche, hemos de tomar el camino asfaltado que parte desde la rotonda de salida de Quesa en el que hay una señal que indica 'Los Charcos'. Dejamos el coche unos metros antes de cruzar el río.
Caminamos unos metros por asfalto. Antes del río tomamos un camino a la izquierda. No caminaremos mucho rato por la pista ya que tomaremos una senda junto al río.
Después de volver a cruzar el río sobre unas piedras llegamos al charco de La Horteta.  Enlazamos con el PR-CV 203
La senda pasa sobre Los Charcos y por la cueva Carbó, un abrigo natural .Al llegar a la altura del río emprendemos el regreso. Se puede pasar por detrás de la cascada .
Hasta las inmediaciones de los Charcos se puede llegar en coche. Pasado el primer charco, nos encontramos con el pequeño Charco de la Cacerola, con toboganes naturales y por último el Charco de las Fuentes , al pie del cual hay una fuente.
Es una ruta sencilla y posee buenos tramos de sendas claras y pinares para cubrirlas.

Salimos de Quesa en coche y aparcamos en la zona de Los Charcos, donde iniciamos la visita pasando primero por el Charco de la Horteta y sus dos cascadas. Pasamos por la zona antigua de acampada y entramos en el recorrido de los charcos. Ya en el charco del Chorro, tomamos la subida marcada con indicadores, que hay poco antes de llegar al charco, tal como llegamos a la derecha.  Lo cierto es que una vez arriba, en la zona desde donde cae el chorro de agua lo único que tenemos que hacer es seguir el cauce del río hacia arriba. Como referencia para daros seguridad,  ante cualquier duda seguiremos el cauce durante todo el trayecto hasta iniciar la subida al yacimento rupestre del Abrigo del Voro.

Durante más o menos 1,5 km no encontraremos marcas de PR pero después sí las iremos viendo en el suelo, las piedra o los árboles. En un determinado tramo no se ven, quizás borradas por el paso del agua, aunque podemos encontrar algunas pequeñas referencias como montoncitos de piedras (hay que prestar atención). Estos montoncitos nos indican por donde cruzar el río, por donde pasar, o en ocasiones cerrar algún tramo de entrada haciendo caminito para indicarnos que no es por allí. La suma de las indicaciones pintadas de AMARILLO Y BLANCO ,las creadas con piedras, seguir el cauce del río con la referencia de este track no os puede llevar a error.

Cruzamos el río en infinidad de ocasiones.Llegados al punto indicado con cartel, iniciamos una corta pero intensa subida hasta alcanzar el yacimiento rupestre del Abrigo del Voro.

Es bastante complicado ver las pinturas si no se ha estado nunca.  Las figuras están pintadas en la pared interior, al fondo y están en un pequeño espacio no mayor de medio metro. Las 4 figuras son pequeñas, por lo que es un tanto difícil verlas, aunque una vez localizadas se pueden distinguir a la perfección.

Después de visitar la zona seguimos subiendo hasta alcanzar una pista forestal más arriba, por la que iremos ascendiendo hasta llegar a la zona alta de las montañas. Pasaremos junto a la Sima de la Higuera, en el Collado del Lobo y después en un cruce mas adelante, en el Collado del Lobo iremos por la derecha para pasar cerca de las ruinas de Casa Eliseo en La Cubilla y mas adelante otras ruinas que nos quedarán a la izquierda.

Cruzamos por la zona de La Ceja del Planil y siguiendo el track vamos a parar al cruce que da acceso a la zona de Los Charcos, desde donde bajamos hasta el punto de inicio del recorrido.

La vuelta puede hacerse por el mismo camino que la ida si se desea, aunque el paso constante por el lecho del río machaca mucho los pies. Por contra, la vuelta por pista es más rápida aunque menos entretenida.

FIESTAS

La víspera se realiza una gran hoguera en honor al Santo Patrón de la Iglesia de Quesa y al día siguiente se reparte el pan bendito y se bendice a los animales.

La Reserva es una fiesta declarada de interés turístico local en la Comunidad Valenciana desde 2012, es sin duda la fiesta más tradicional. Tiene su origen en 1695, cinco años antes una epidemia asoló el pueblo dejando con vida solo a la Familia García, esta familia daba cobijo y comida a todos aquellos que acudían al pueblo para su repoblación. En conmemoración a dicha familia y a la repoblación del pueblo se celebra esta fiesta. En la actualidad ,y para recordarlo ,se hace una recreación de la Reserva con un teatro por un grupo amateur de Quesa llamado 'Sin Tablas' en el que participan alrededor de 50 actores locales . Se hace una romeria a Bicorp , una feria medieval, i la Cena del Conde en la que se recuerda aquella epoca . Se reparten platos de paella y panecillos a todos los visitantes.

Las fiestas Patronales son en honor al Santísimo Cristo de la Salud ,la Virgen del Rosario, la Divina Aurora y la Santa Cruz , con sus procesiones, verbenas, competiciones deportivas , pasacalles y desfile de moros y cristianos.

TRADICIONES

Son comidas típicas la carne a la brasa ,el gazpacho manchego, las gachas, el guisote hecho con pencas, patatas y cerdo y las tortas al horno con embutido.
Son dulces típicos los rollicos de anís, los pastelicos de moniato, los rosegones, el brazo de gitano y el pan bendito que se hace por San Antonio.