Vallada

Vallada

Vallada se encuentra a los pies de la Serra Grossa, sobre la que tenemos los restos de un castillo musulmán, en el valle de Montesa, que es la comunicación natural del interior peninsular con la costa mediterránea. El término municipal de Vallada, con 61’23 km2 , tiene un relevo muy diverso . Por el centro tenemos el valle del río Cànyoles abierto entre la Serra Grossa (montañas béticas que ocupan la parte sur) y la Sierra de Enguera (a la parte norte, último peldaño del Macizo del Caroig). Con una población de 3089 habitantes, conocidos como valladines y valladins, que hablan el valenciano, Vallada ha sido tradicionalmente un centro líder en la artesanía del mimbre, evolucionando a la fabricación de mueble de rattan, junco y madera de gran calidad, destinada en gran parte a los países europeos. La agricultura ha evolucionado desde los cultivos mediterráneos de secano, de los que queda una buena cantidad de olivos, pasando a cultivos de regadío (cítricos y caquis) que ocupan una parte considerable del valle. El turismo ha ido expandiéndose, aprovechando un entorno natural muy acogedor, con paisajes encantadores (Penyó, Saladella Larga, Campello, río Cànyoles, barranco de Boquella), sobre una superficie forestal de 27’93 km2, y una ancha red de itinerarios (senderos locales, GR7, GR237, Vía Augusta, Camino de Santiago).

HISTORIA

Los yacimientos arqueológicos son abundantes en el término de Vallada, aportando una buena diversidad de restos conservados en el Museo Arqueológico, desde el 14.000 a.c. hasta el siglo XV. Empezamos con el Paleolítico Superior de la Cueva de los Mosseguellos, los poblados de la Edad del Bronce, la villa romana de los Huertos, el castillo musulmán y una densa historia desde la repoblación cristiana de 1289.

RECURSOS PATRIMONIALES

Los materiales arqueológicos conservados alcanzan una extensa cronología: paleolítico, eneolítico, bronce ibérico, romano, medieval islámico, medieval cristiano y época moderna. La cronología abarca aproximadamente desde el año 14.000 aC. hasta el siglo XIV-XV de nuestra era.

Edificada después del terremoto del 1.748, donde durante muchos meses estuvo protegido el Santísimo .

Fue una capilla improvisada, en base al temor del hundimiento del templo parroquial.

La actual ermita, que sustituiría a una anterior, ya documentada en el S.XVI , y derribada alrededor de 40 años después de iniciado el S.XVIII, quedaría terminada en el año 1746.

Se encuentra en un paraje encantador y emblemático, con el Peñón como fondo.

Vino a sustituir la vieja capilla del Calvario, y sería construida a mediados del siglo XIX. Está ubicada a pocos metros de la ermita de San Sebastián. Y es el núcleo de la 'Baixà' y la 'Pujà', en las Fiestas Patronales.

Se trata del monumento más destacado de Vallada. En el año 1564, el Maestro picapedrero Domingo de Gamieta, empezaría la edificación de este templo parroquial que, después de varias fases de construcción sería culminado definitivamente después de la edificación de la Capilla de la Comunión, en la segunda mitad del S.XVIII.

Escultura en hierro, obra de José Gonzalvo sufragada por la asociación 'Pare Presentat' e inaugurada en el año 1.980, como homenaje y reconocimiento a la vida, virtudes y fama de santidad del mercedario Padre Fray Andrés Garrido, hijo de esta villa (Vallada, 1.663 Xàtiva, 1.728)

Edificio de época islámica que aparece documentado en la crónica de Jaime I. En el año 1.348 aún mantenía su función. En el año 1.339 el Rey Pere el Cerimonios dio orden de que junto con otras fortalezas ya abandonadas fuera inutilizado.

De origen musulmán, con calles estrechas y empinadas, que se dirigen hacia la sierra del Castillo. La Santa Creu, con sus escalones y rincones,  y su fuente antigua, Santa Rosa, Santo Gaietà con los escalones que nos traen a la plaza de la Iglesia y la fuente de Sant Bertomeu.

Al este de la población, destaca por los afloramientos paleontológicos de invertebrados marinos, indicativos del origen geológico de este territorio. A destacar la cumbre del Tossal y el Paraje de la Saladella Llarga, con nacimientos de agua y un paisaje cautivador, donde anida el águila perdiguera.

RECURSOS NATURALES

En este paraje tenemos la Ermita del Cristo (S.XIX), la Ermita de San Sebastián (S.XVIII), la Fuente de la Ermita y la Saladella (riachuelo de agua salada natural).
Con un paisaje maravilloso, es la puerta de entrada al corazón de la Serra Grossa: Saladella, Penyó, Cova dels Sumidors .
La zona dispone de dos restaurantes y un albergue, área recreativa y de acampada, cenadores, paelleros, servicios, piscina de agua salada natural, columpios, zonas de esparcimiento y zona de escalada con vías preparadas

Des del Corral del Rei, masia reconstruïda, puja a la Serra d’ Énguera i baixa pel barranc dels Motlars, aprofitant l’antic camí d’Énguera.

El recorrido de unas 2’5 horas y de dificultad baja, entra por el barranco de Terrassos, sube a la casa la Maravillosa y baja en su punto de entrada.

De una altitud de 618 m, con las Peñas del Águila que están a sus pies, el Penyó es el rincón más emblemático de Vallada. A su falda encontramos un paisaje kàrstico espectacular, con el riachuelo de agua salada natural de la Saladella y el Túnel dels Sumidors, que es la cavidad más profunda del mundo en terrenos de yesos.

Corredor verde que cruza totalmente la Costera , ofreciendo paisajes espectaculares con un ecosistema muy conservado, ofreciendo una muestra potente de la flora y fauna valencianas de ribera. Destacan parajes como los Alcavins, el Assut y la Volta .

Gran recorrido que une Tarifa (Andalucía) con el Peloponeso griego y cruza de sur a norte todo el término de Vallada.

Gran recorrido que une las sierras y tierras del Macizo del Caroig.

Cruza el paisaje más emblemático de Vallada , con vistas espectaculares. Una derivación pasa por el Túnel dels Sumidors.

FIESTAS

Las fiestas patronales se celebran del 18 al 27 de agosto, en honor a Sant Bertomeu, Verge de Gràcia y Santíssim Crist del Mont Calvari. La música, la pólvora, la gastronomía típica, el bou en corda y el bou embolat se unen a las tradicionales procesiones religiosas (la “Baixà' y la “Pujà”).

Es una fiesta llena de color, pólvora, música, humor y gastronomía. Destaca la cabalgata humorística de los Alardos (noche del viernes) y la espectacularidad de la Entrada (sábado por la tarde).

Aparador de nuestra tierra y del saber hacer de los valencianos de esta zona , con gastronomía , productos elaborados y de proximidad y artesanía tradicional.

TRADICIONES

La gastronomía de Vallada bebe de la tradición cultural de nuestros antepasados. Comidas ricas, variados, con ingredientes naturales y sabrosos, como el arroz al horno, el arroz caldoso con judías y nabos, la sartén de conejo y pollo, el gazpacho con pebrella o la coca de pimentón y tomate. Dulces caseros como la mona, la fogassa, los rotllets, los rosegons, la coca en llanda, los pastissets de moniato, el brazo de gitano, las coquetes de mantequilla y almendra o los buñuelos de calabaza, acompañan los valladins y visitantes a lo largo del año, variante según la fiesta o celebración. A destacar también la producción de aceite virgen extra monovarietal, chafado en frío, y de cerveza artesanal de calidad.
Es muy recomendable, por lo tanto, comer o comprar productos y elaboraciones típicos del pueblo, que podemos encontrar en los restaurantes, tiendas y hornos de Vallada.

Uno de los encantos de Vallada es el trabajo artesanal de las fibras vegetales, de antigua tradición. En el s. XX, la artesanía del mimbre, seguida del junco y rattan , convirtió Vallada en el centro de producción artesanal de fibras vegetales más importantes de las tierras valencianas. Aún es posible encontrar una excelente cesta en algunas fábricas valladinas.