Montesa

Montesa

Montesa, ciudad de la época medieval islámica, está situada a 13 Km de Xàtiva, capital de la comarca, y 70 Km de Valencia, situada entre los sistemas ibéricos de la sierra Plana y el sistema Prebético, donde se eleva la sierra Grossa. Su población es de 1.370 habitantes aproximadamente, y tiene una altitud de 340m sobre el nivel del mar.

HISTORIA

El castillo, de origen íbero-romano, se alza sobre una gran roca en la montaña.  Fue sede de la única orden militar y religiosa del Reino de Valencia, Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama, desde 1319 hasta el terremoto de 1748.

El casco urbano, se ubica sobre la pendiente que sube al castillo, adaptándose las calles estrechas y empinadas y a las curvas del nivel.

Montesa brinda la oportunidad de realizar un viaje a través del tiempo con su legado natural y arquitectónico.

RECURSOS PATRIMONIALES

Al castillo se accede mediante una pendiente en forma de codo, de herencia islámica, que finaliza junto a una puerta de acceso con una pasarela de madera. Existían dos zonas diferenciadas: el área militar y la conventual. La zona de poniente, reservada en teoría para las funciones militares, acoge los restos de algunas dependencias como el horno, las caballerizas, los almacenes, una cisterna y la torre del homenaje, con escudo de la Orden. Los espacios estrictamente religiosos se elevan a levante, una zona de recogimiento y clausura reservada únicamente para los frailes, donde se sitúan el claustro, la sala capitular, la sacristía y la iglesia. En el lado del patio de la cisterna se situaba el refectorio y en la zona opuesta a éste, las habitaciones de los religiosos.'

Cerdà i Ballester, Josep; Navarro Fajardo, Juan Carlos, El Castillo y Sacro Convento de la Orden de Montesa. Historia y arquitectura,Valencia, Universidad Politécnica de Valencia, 2017. En premsa.

Templo de una sola nave, con capillas laterales con contrafuertes comunicadas entre sí a través de arcos de medio punto. Construido entre 1693 y 1702 siguiendo las trazas de padre Juan Aparicio, en aquellos momentos maestro de la obra de la colegiata de Xàtiva.
Fachada principal: portada-retablo de estructura adintelada y decoración barroca. Preside un relieve en mármol blanco de la Virgen María de Montesa, situado allí más tarde, después del terremoto de 1748 –antes debió de haber una imagen o relieve de la Asunción–.
Interior: La decoración original era de estilo barroco, basada en ángeles, hojas de acanto y numerosos y variados elementos de talla de yeso. Aquello se perdió por los efectos de los terremotos de 1748, que provocaron el hundimiento de parte de la bóveda, y por la renovación realizada dentro de la iglesia a mediados de siglo XIX.
La ornamentación barroca original de finales del siglo XVII sólo perdura hoy en la capilla detrás del sagrario, en los distintos tramos de la bóveda, en los angelotes situados sobre los capiteles de las pilastras del presbiterio y en la clave del arco que da paso al presbiterio (también, en una ventana situada detrás del mueble del órgano).

Bibliografia:
Cerdà i Ballester, Josep, “L'església parroquial de Montesa: gènesi i evolució constructiva (1686-1702)”, Papers de la Costera, nº 12 (2001), pp. 65-80. Cerdà i Ballester, Josep; Pérez Giménez, Juan Ignacio; Serra Estellés, Xavier, Inventari dels Arxius Parroquials  de la Costera, València, Facultad de Teología San Vicente Ferrer, nº XII (2013), pp. 179-202.

Cerrar

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

📷

El museo propiamente dicho se ubica en un edificio rehabilitado hace veinte años, construido en el primer tercio del siglo XVII, que probablemente formaba parte de la casa propia del subclavero, caballero que ejercía los derechos que sobre los pueblos de Montesa y Vallada tenía la Orden de Montesa. Reconocido como Colección Museográfica por la Consejería de Cultura de la Generalitat el 24-III-1994, alcanza el patrimonio que se conserva en la iglesia de Montesa y al mismo edificio del museo.

Destinada a vivienda del rector de la Parroquia de Montesa, fue construida durante la segunda mitad del siglo XVI. Casa de dos plantas (baja y cámara), frontera orientada a la Plaza de la Vila. Fachada articulada en torno a dos ventanas y puerta en planta baja y cinco balcones en la planta primera. Debajo del balcón principal, encima la puerta, hay restos de un escudo, hoy picado, donde probablemente estarían cortadas las insignias de la Orden de Montesa, que nombró los rectores de la parroquia desde 1319 hasta 1852.

Bibliografia:
Cerdà i Ballester, Josep, La Casa Abadia de Montesa. Breu memòria històrica. Memòria cientificotècnica restringida. Montesa, 2008

Construcción sencilla, destinada a albergar las reuniones del Consejo o gobierno municipal, en el primer tercio del siglo XVII, con atrio porticado de piedra, primera planta y un añadido posterior más moderno. Habría una sala para las reuniones, una que probablemente albergaría el archivo, y puede que un espacio para la prisión, hasta hace pocas décadas, el lugar que hoy ocupan las oficinas del Juzgado de Paz. El desplazamiento actual de los arcos y la frontera hacia la plaza de la Vila se debe , muy probablemente, a los efectos de los terremotos de 1748.
Como elementos de patrimonio, se conserva una maza de ceremonial, de tradición gótica y decoración renacentista, elaborada en 1605, así como nueve sillas de estilo alfonsino que han perdido su ebanicidad y tapizado de terciopelo originales, debido a una desafortunada intervención.

Bibliografia:
Cerdà i Ballester, Josep, La Casa de la Vila de Montesa, en Festes de Sant Vicent. Montesa, 2009, pp. 8-13.

Coronando la cumbre de una montaña, se trata de una pequeña ermita de trazas sencillas y cubierta con vuelta de cañón rebajada, los orígenes de la cual habría que remontar al siglo XVI.

Bibliografia:Cerdà i Ballester, Josep, “L’ermita de la Santa Creu”, Festes patronals Montesa 2011, Montesa, Comissió de Festes 2011,  pp. 38-43.

La ermita del Calvario de Montesa, de la primera mitad del siglo XVIII, es un edificio construido con técnicas y materiales propiamente tradicionales: paredado antiguo de piedra del terreno, mortero de cal para consolidar y lucir los muros exteriores, tejados a dos vertientes, cubiertas con tejas árabes, igual como la cúpula y también el tejado de la cabecera. Tiene, justo a su izquierda, un patio cerrado con muros también de tabicado antiguo, al cual se accede por el interior del edificio.

Antigua Almacera de la población restaurada en  2009 y convertida en Museo del aceite, inaugurado en abril de 2010.

Buscando la esencia del cultivo de la aceituna y la elaboración de aceite,la Almacera de Montesa muestra su proceso de producción a través de la recuperación de la maquinaria y una cuidada exposición didáctica.

Además, el edificio también recoge las dependencias de la Oficina de Información Turística. C/ Dr Fernando Vila Pedroso, 5

RECURSOS NATURALES

Situada a dos minutos del paraje natural la Fonteta. Es una de las escuelas deportivas de escalada más visitadas de la provincia debido al buen equipamiento del que dispone. Junto a este asentamiento rocoso podemos contemplar la interesante Pedra Señora, roca de forma alargada separada de la montaña. En el interior de esta zona encontramos un depósito natural donde se acumula el agua que se recoge del curso natural de  La Fonteta.

El paraje comprende una superficie de 604,74 ha. El valle, de forma alargada, se encuentra entre los dos sistemas, Ibérico- Sierra d´Enguera y el Pre-bético donde encontramos la elevación de la Serra Grossa. Lo cruza el río Cañoles, situado a los pies de esta última sierra. El Barranco de la Fos recibe otros barrancos y torrentes, que acaban de conformar el espacio de abrupta morfología y grandes contrastes entre solanas secas y protegidas umbrías en las que el microclima específico permite acoger masas vegetales de mayor densidad.

FIESTAS

Aunque hay algún testimonio en los años veinte, la fiesta, como hoy la entendemos-con baile y cabalgata, además de las celebraciones religiosas-, posiblemente se inició en los años cincuenta. Los actos organizados solían durar dos días, durante los que se hacían las celebraciones religiosas -misa y procesión-, además de la tradicional cabalgata. Otras veces, se añadían una verbena, una cordà y alguna que otra traca.
La imagen del santo, cedida a la iglesia parroquial por Jose Mª. Domínguez Borgia, solía permanecer en su casa -calle san Vicente, núm. 24- la víspera de la fiesta y se trasladaba al día siguiente a la parroquia. Finalizada la misa, donde los niños ofrecían una especie de bizcochos, realizaban un pasacalles, acompañados por la banda de música.
Desde 1992, la víspera se hace la procesión, y por la noche baile de disfraces. Al dia siguiente se celebra la Eucaristía, y por la tarde la cabalgata.

En el año 1989, un grupo de vecinos del pueblo, posteriormente organizados en la Associación Cultural Amics del Castell fray Miqueld'Aràndiga, prepararon una hoguera en la plaça de la Vila, con la idea de celebrar la fiesta del patrón de Montesa, San Sebastián.

Desde entonces, todos los años, el sábado más próximo al día del santo -20 de enero, se quema la ya tradicional hoguera, de la que participa gran parte del pueblo.

Hablar de las fiestas patronales de la villa de Montesa equivale a hablar también de la orden de caballería del mismo nombre, ya que, los símbolos religiosos que se veneran en estas fiestas proceden del convento que la orden de Montesa tuvo en el pueblo hasta el año 1748. Nos referimos a la reliquia de la Santa Espina y a la imagen de Nuestra Señora, pues la fiesta al Cristo es más moderna.

Por causas desconocidas, con anterioridad al siglo XVIII, la villa de Montesa había proclamado patrona a la imagen de Nuestra Señora que se veneraba en el altar mayor de la iglésia del castillo. Después de 1748, la imagen se cedió a la parroquia del pueblo y se col.locó en el altar mayor. Probablemente aquí esté el origen de la fiesta a Nuestra Señora de Montesa. Cuando en 1748 los terremotos destrozaron el castillo de Montesa, el relicario de la Santa Espina se recuperó y se trasladó al nuevo convento de la orden de Montesa en Valencia, en el edificio del Temple.

Sería pues en el año 1785 cuando se instituiria la fiesta y procesión a esta reliquia de la manera como la conocemos hoy. Así permanecieron las fiestas patronales de Montesa, hasta que en 1926 se añadió a las dos fiestas religiosas anteriores otra más, dedicada al Cristo del Calvario. Más tarde, alrededor del año 1954, se terminó de completar el calendario festivo con la introducción de la fiesta dedicada a la Maredeueta, que es una imagen de Nuestra Señora de Montesa de proporciones pequeñas, en teoría, para que los niños tengan su día de fiesta.

Las fiestas religiosas consisten en la celebración de la Eucaristia y la procesión de la imagen venerada ese día. La resto de los actos se centran en las vaquillas, cohetes, baile de disfraces y otros tipo de espectáculos.

En 1982, y desde la escuela de Montesa, se organizó una entrada de moros y cristianos, en la que fueron protagonistas los niños del pueblo, con la idea de conmemorar la fiesta del 9 de octubre.

Al año siguiente, un grupo de jóvenes de Montesa creaban la Associació Cultural La Fos, con la idea de promover actividades que sirvieran para recuperar la historia, la cultura, las tradiciones y la lengua de los valencianos. Con estos objetivos nacía la Semana Cultural de Montesa.

Con el paso de los años, fueron creándose en el pueblo distintas comparsas, y se consolidó esta fiesta. Hoy todas las actividades las organiza la associació de comparses.

Actualmente los actos consisten en la organització de juegos de mesa, concurso de paellas, baile de disfraces y el más espectacular de todos, l’entrà de moros i cristians.

TRADICIONES

La cocina de Montesa es la típica de la zona, basándose principalmente en el “arrós al forn” y “arrós amb fesols i naps"